Consejos para el mantenimiento del coche en largas estancias.

Ya casi estamos saliendo de esta fatal situación quel el COVID-19 nosha traido y muchos reemprenderemos nuestra rutina aprendiendo a convivir con el virus, no obstante al igual que las personas los coches lo han sufrido a su manera.

En anteriores publicaciones haciamos algunas recomendaciones breves para el mantemiento del coche durante largos periodos de tiempo sin uso , y como no sabremos si el COVID-19 volverá podemos repasar uno a uno los puntos más importantes para asegurar un correcto mantenimiento de nuestros vehículos.

Ya sea durante la cuarentena o bien durante las vacaciones muchos conductores simplemente guardan su coche en el aparcamiento o lo dejan estacionado en exteriores ignorando el hecho de que un coche parado, si no se toman las precauciones adecuadas, también se deteriora.

Lo aconsejable es que cuando nuestro coche permanece más de 7 o 10 días parado tomemos algunas medidas básicas para que se conserve mejor.

Por este motivo, vamos a darte una serie de recomendaciones a seguir para que tu coche permanezca parado de manera segura durante un periodo prolongado de tiempo.

¿Nos acompañas?

Arranca al menos una vez a la semana.

Hacer esto es la tarea más sencilla y es la mejor forma de que el vehículo se mantenga en buen estado mecánico.

Con ello facilitamos que la batería no se descargue y facilita el movimiento de los fluidos ademas de evitar cuarteos en las goma de las correas .

Debemos dejarlo unos minutos, normalmente hasta que salten los electroventiladores.

Mientras tenemos el coche encendido es recomendable hacer pequeñas acciones como girar la dirección en ambos sentidos varias veces o subir y bajar todas las ventanillas.

También es recomendable encender el aire acondicionado y hacer girar los ventiladores a su máximo nivel durante unos minutos.

Si tu coche tiene climatizador automático opta por cambiar manualmente las diferentes salidas de aire. El objetivo será hacer trabajar un poco tanto el compresor como el resto de componentes.

Al final, todo se resume en hacer que los elementos de la mecánica de tu coche sufran menos en una futura puesta en marcha.

Esto reducirá la posibilidad de provocar fallos cuando vuelvas a utilizar tu coche con normalidad.

La bateria

bateria

Es posiblemente el elemento del coche que más sufre cuando está estacionado sin ser utilizado.

La batería aporta la energía necesaria para que todos los elementos eléctricos del vehículo funcionen y conseguir mover el motor de arranque que enciende el vehículo.

Aunque tu coche esté parado la batería sufre una pequeña degradación constante. Antiguamente se recomendaba desconectarla para evitar su degradación. Muchos coches tienen conectados diferentes elementos electrónicos y desconectarlos de la batería podría provocar su desprogramación. Algunos de estos elementos, aun estando el coche apagado, seguirán alimentándose de la batería preparándose para cuando volvamos a arrancar.

Si la batería de tu coche no estaba en buen estado antes del tiempo de inactividad se verá mucho más afectada que una batería que estaba en buen estado.

Si por las circunstancias que sean no puedes encender tu coche o se ha quedado sin bateria te recomendamos el uso de un cargador inteligente, que mantendrá la carga de forma constante o le dará una recarga de forma segura si se ha agotado.

© Diseño web imacreste

Vigila la presión de los neumáticos.

presion de los neumaticos

El buen estado de los neumáticos es fundamental para que disfrutes de una conducción segura. Los neumáticos te permiten obtener un agarre adecuado en las curvas y son claves para garantizar una buena frenada. Por tanto, su conservación durante periodos prolongados con el coche estacionado resulta de especial importancia.

El problema principal estriba en que los neumáticos, de no ser utilizados, pueden llegar a deformarse. Esto se produce como consecuencia de tener que soportar el peso del automóvil durante mucho tiempo seguido sobre un mismo lado del neumático. Para evitarlo se aconseja incrementar algo la presión habitual del neumático y, de ser posible, mover un poco el vehículo para cambiar el punto de apoyo. Así el peso no recaerá siempre sobre el mismo lado de la rueda.

Aunque con una simple inspección visual nos parezca lo contrario, todos los neumáticos van perdiendo presión con el tiempo.

© Diseño web imacreste

La presión en los neumáticos de competición.

Revisa el nivel de los líquidos.

Tambien los líquidos  se ven afectados por el paso del tiempo como por ejemplo el aceite de motor, el refrigerante, limpiaparabrisas y el líquido de frenos. Es muy recomendable que antes de dejar tu coche estacionado compruebes el nivel de estos líquidos y, en caso de estar bajo,debes rellenar hasta el nivel adecuado.

niveles liquido

Hay varios motivos para esto. El más importante es detectar pequeñas fugas cuando vuelvas a hacer uso del coche si compruebas que el nivel de alguno de estos líquidos es inferior a cuando guardaste el vehículo. Por otro lado, debes tener en cuenta que quizá, si ha pasado mucho tiempo desde la última vez que lo utilizaste, resultará apropiado realizar un cambio de aceite del motor. El motivo es que el aceite tiende a perder sus propiedades con el paso del tiempo independientemente de si hemos utilizado el coche o no.

El depósito mejor lleno.

¿Eres de los que siempre lleva el depósito de combustible al límite? Debes saber qué no es una buena práctica, sobre todo, si quieres que perdure la bomba de gasolina. Independientemente de ello, te aconsejamos no dejar tu automóvil estacionado durante largo tiempo con el depósito medio vacío.

El combustible estancado emite gases que reaccionan con el oxígeno existente en el tanque de combustible causando corrosión.

Cuanto más vacío dejes el tanque de combustible mayor cantidad de oxígeno habrá en su interior y, por tanto, mayor probabilidad de corrosión puede provocar. Por tanto, rellenar el depósito antes de guardar tu coche durante un largo tiempo es una buena práctica.

La limpieza es fundamental.

Tan importante como el mantenimiento es guardar nuestro coche bien limpio. Elementos como el polvo y la suciedad están repletos de bacterias y moléculas que desgastan la pintura de la carrocería. Con el paso del tiempo, ésta puede perder su brillo e intensidad de color.

Si tu coche está estacionado en el exterior procura retirar las hojas de los árboles, pues estas promueven la acumulación de humedades. También debes retirar las heces de los pájaros, que son muy corrosivas y podrían dejar alguna marca en la carrocería

© Diseño web imacreste

No olvides tampoco el interior. Un coche cerrado puede generar mal olor e incluso hongos si olvidamos en su interior algún tipo de materia orgánica. Un buen aspirado antes de dejarlo guardado evitará sorpresas desagradables. Si eres de los que fuma cuando conduce, vacía el cenicero y déjalo limpio cuando vuelvas a hacer uso del coche lo agradecerás.

Puesta a punto.

Finalmente, llegará un momento en el que querrás volver a disfrutar de tu coche. Si has seguido todas nuestras recomendaciones, solo tendrás que seguir unos sencillos pasos para reactivar tu vehículo y disfrutarlo de nuevo.

Antes de nada, comprueba visualmente que todo se encuentra en buen estado: presión de los neumáticos, nivel de los líquidos, estado del aceite, la pintura y los elementos eléctricos.

Con todo ello nuestro coche estará preparado para volver a circular. Es momento de accionar el contacto y volver a disfrutar de él.  Puede que, la primera vez, el arranque requiera un segundo intento, pero, si has seguido nuestros consejos seguro que arrancará sin problemas.

Por último, cuando tu coche esté en marcha y alcance la temperatura normal de funcionamiento, súbelo un poco de revoluciones cuando estés parado. Con ello, expulsaras la carbonilla que haya podido quedar en el circuito de combustión.

Asi que resumiendo los pasos anteriores de forma gráfica esto es lo quedes tener en cuenta:

consejos mantenimiento coche

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Last updated by at .